domingo, 8 de julio de 2007

El Código de Hammurabi

Por Agustín V. Startari

El Código de Hammurabi es el primer conjunto de leyes de la historia. En él Hammurabi enumera las leyes que ha recibido del dios Marduk para fomentar el bienestar entre las gentes.

Su importancia radica en establecer la aplicación de sanciones por parte de un organismo estatal específico, reemplazando la venganza privada y compilando las costumbres de los sumerios.

La imagen de un rey erguido, recibiendo del dios Ashmash, dios del Sol y la justicia, las reglas a cumplir, consta en la parte superior, seguida de un prólogo, 282 leyes y un epílogo, donde se regula la vida social y económica en todos sus aspectos, estableciendo un riguroso e implacable sistema penal.

El prólogo explica los motivos que lo inspiran a la redacción de este sistema de leyes, y comienza así:

“Cuando Anu y Enlil, señores del cielo y de la tierra, que determinan los destinos del mundo, entregaron a Marduck, hijo de Ea, el dominio de la humanidad; cuando ellos lanzaron el nombre de Babilonia y lo hicieron grande hasta los cuatro ángulos de la tierra…, me llamaron a mí, Hammurabi, el príncipe excelso, el que honra a los dioses y hace prevalecer la justicia sobre el suelo para destruir el mal, para que el fuerte no abuse del débil, y para que yo pueda, como Ashmash, levantarme sobre los hombres de cabeza negra, para mejorar la tierra y llevar la bendición a los humanos…”
Los castigos eran muy crueles, estableciéndose, por lo general la conocida “Ley del Talión” que significaba “ojo por ojo, diente por diente”, o sea que quien cometía un delito sería sancionado con un padecimiento similar al daño ocasionado. Por ejemplo: “Si un hombre destruye el ojo a otro hombre, se le destruirá el ojo”, “Si un hombre destruye el hueso a otro hombre, se le romperá un hueso a él”, “Si un hombre hace un agujero delante de una casa para entrar a robar, se le matará y enterrará delante del agujero”, “Un falso testimonio sobre grano o moneda se castigará con pagar la cantidad que él ha acusado a otro” La pena de muerte era frecuente aún para delitos menores, como la vagancia. Sin embargo, llegó a distinguir entre el homicidio intencional y el accidental.

En las culturas del Proximo Oriente Antiguo son los dioses quienes dictan las leyes a los hombres, por eso, las leyes son sagradas.
En este caso es el dios Samash, el dios sol, dios de la Justicia , quien entrega las leyes al rey Hammurabi de Babilonia (1790-1750? a. C.), y así se representa en la imagen que figura sobre el conjunto escrito de leyes. De hecho, antes de la llegada de Hammurabi al poder, eran los sacerdotes del dios Samash los que ejercían como jueces pero Hammurabi estableció que fueran funcionarios de l rey quienes realizaran esta trabajo, mermando así el poder de los sacerdotes y fortaleciendo el del propio monarca.

El código de leyes unifica los diferentes códigos existentes en las ciudades del imperio babilónico. Pretende establecer leyes aplicables en todos los casos, e impedir así que cada uno "tomara la justicia por su mano", pues sin ley escrita que los jueces hubieran de aplicar obligatoriamente, era fácil que cada uno actuase como más le conviniera.

Para Descargar el Código de Hammurabi en Pdf clickear en el vínculo debajo:

Código Hammurabi (Pdf).


1 comentario:

Aldo Belus dijo...

Hola, primero felicitarles por facilitar el tráfico del conocimiento. Estamos rodeados de páginas que complican el conseguir un texto de tal manera que tienes que abandonar la idea, y Vds. son sencillos, como a mí me gusta.
Siento comunicarles que el Código de Hammurabi, o Hammurapi, no es el primer código de leyes conocido de la Historia. Por citar sólo un ejemplo se puede citar el código de Ur-Nammu, escrito hacia 2050 a.C., cuando el de Hammurabi se hizo en torno al 1760 a.C. Es un error muy habitual, lo he visto en más lugares, pero estando su página dedicada a la Historia, me ha parecido relevante advertirles de la imprecisión. El de Hammurabi podría ser el Código más completo, o la primera recopilación de textos legales, porque los otros estaban escritos en tablillas y muchas se han perdido, aunque se conoce de su existencia por otros textos en algunos casos. Pero no podemos concederle la primicia. Para terminar me gustaría decir que el de Ur-Nammu era también más avanzado que el de Hammurabi porque no se basaba en la Ley del Talión, como sí hacía éste, lo cual es una barbaridad y suponía una vuelta atrás en la forma de impartir justicia.
Les agradezco su atención y la oportunidad de contribuir a una mayor exactitud en la Historia.

Loading...